miércoles, 21 de septiembre de 2011

Tormenta de Julio

Marioneta sin hilos, sonrisas que esconden mentiras. Traiciones que se disfrazan con besos. Pasos apátridas que siempre se pierden en el mismo camino.
Incompleto, imperfecto. Vacío.
Dormir con los ojos abiertos y el corazón parado, buscando fantasmas, jugando al escondite. He visto lo que no existe, he soñado un imposible.
Y he sacado del cajón mil veces la tormenta de verano, la lluvia, tus besos y tus caricias. Cosas que compartimos a escondidas, cuando bastaba una mirada para saber lo que querías de mi.
Me perdí intentando encontrar el otro extremo del destino, y ya no estas aquí...



Son días que pasaron
Son días que volvieron
Ya no es igual.
Cielo bajo el techo en una caja de cristal.
Rozando el aire vital.
Abrázame porque tengo frío.

Adiós mi amor,
estás muy hondo en mi
corazón.

Que la mies es
acero y con esfuerzo será mi
recompensa.

Frío negro
color azul

Que mi esperanza se perdió
con el agua de dos rosas.
Que la fuente se secó
sin el brillo de las rosas.

En una torre tan alta que nunca podrás llegar
hay una pequeña caja de cristal.
Si la torre se derrumba
la caja se quebrará
Si mis sueños se han desvanecido
llega el tiempo de cambiar.
Si aun siguen conmigo,
pronto morirán.
Caminando a tientas por la tundra
que selva se tornó.
Dime,
mi pequeña,
qué te sucede hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada