miércoles, 5 de octubre de 2011

Damablanca

Por la Damablanca vendiste mi alma. Una traición empapada en alcohol, una mentira mas grande que tu y que yo. Un juego en el que todos pierden. No quisiste ver, no quisiste decir. Me cerraste los ojos, y yo quería, tenía que saber. No es mi vida, no me dejaste elegir. Hay un precio por el que no voy a perder.
Pague mis pecados,no son los tuyos, aunque me culpaste de todos y cada uno. Y no perdono, no olvido. Pagaras por esto en tu mundo o en el mío. Sentirás lo que yo he sentido. No fui nada, no fui mas que un suspiro. Fuiste pisando mi esencia, tan sólo un juguete divertido. Molesto a veces. Juguete roto de un Peter Pan maldito.
Y ahora entiendo por que últimamente volviste a estar presente en mi mundo, volviste a mi vida sin hacer ruido: Tenías que decirme lo que me habías hecho, tenias que pedirme perdón: Ha llegado tu redención.

A veces, el pasado, llega y te muerde. Espérame, yo no olvido...





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada