sábado, 24 de septiembre de 2011

No pidas una razón

Me empujan los sueños, los días por venir. Aligerada la carga, es mas fácil volar, llegar hasta el fin.
Recuerdo tus besos regalados al partir... Y Atlas levantando el mundo para mi.
Y por un juramento nunca pronunciado olvido subir y bajar montañas solo para ser feliz. Voy matando la voluntad y el deseo poco a poco, para que no me apague, para que no me duela. Para aprender lo que olvidé en el abismo en que me sumergí. Por la batalla que perdí.
Dibujo mil vidas, mil mundos en los que vivir. Y una promesa, hermano, por la que seguir. La sangre corre libre hasta el corazón, no pidas nunca una razón.




Canción de amor olvidado

Ven. ¿Por qué te has ido?
Me juraste que volverías a por mí.
Las olas tras nosotros, mirando las estrellas,
me dijiste que nada cambiaría.
Y en mi corazón se clavó una espina.
Palpa la oscuridad,
terciopelo azul.
Por ti fui lo que soy.
Se retuercen los árboles con el fuego
entre las llamas se escuchan lamentos;
¿Por qué te has ido?
Nadan las hojas en el estanque,
gritan palabras sin sentido;
¿Por qué te has ido?
Nubes que se agitan en el cielo,
gritan mis manos sin saber qué hacer.

Volar; en la noche encontrar mi sueño.
Que el invierno se ha ido
y debes olvidar.
Acunando como a un niño
tu ilusión.

Mi pequeña, las tierras se secaron
cubriendo la selva.

Como un duende se mece el tiempo
caminando entre las sombras.
Tanit no ha vuelto.....
¿Por qué te has ido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada