miércoles, 14 de septiembre de 2011

Salto de fe

Empiezo a tomar otra vez las riendas de mi vida, a guiarla, a hacer lo que hace tiempo debía haber hecho. Había abandonado demasiadas cosas, dejado otras aparcadas indefinidamente y no puede ser.
Llegó el momento de retomar proyectos, de avanzar, de seguir. De continuar donde lo había dejado y volver a intentarlo. Aunque tome decisiones que no me lleven por el camino mas fácil, aunque no sepa si hago lo mejor, aunque quizás no acierte, es lo que quiero hacer. Y es lo que voy a hacer. No sé como me arreglaré, pero tengo que intentarlo. No quiero pasarme la vida preguntándome... ¿Que hubiese pasado si... ? Hay cosas por las que merece la pena arriesgar y dejarse la piel. No va a ser fácil, pero lo voy a hacer.
Creo que puedo conseguirlo.
Puedo aceptar la derrota, pero no puedo aceptar no esforzarme al máximo..






Vadeo ríos que no parecían tan profundos.
Cruzo puertas antes cerradas
y miro a través de ventanas otrora cegadas.
Mundos extraños cruza mi mirada.
De noche la luz me ciega.
De día camino a tientas.
Hay manos extrañas que se alzan, me inquietan.
Hay pasos; no sé si se alejan, no sé si se acercan.
Noches extrañas en las que buscar lo perdido.
Noches extrañas en las que hacer un salto de fe,
es lo debido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada