sábado, 10 de septiembre de 2011

No es fácil

Me duele todo el cuerpo, y esta semana ya he perdido (otra vez) la cuenta de las migrañas que llevo. Y kilos, van también algunos. Es un poco complicado de poner al día, pero lo intentaré:
He pedido apoyo a los amigos cercanos, pero hay quien está de viaje, quien ha pasado de mi y quien me ha dado un consejo y se ha desentendido. Estoy pasándolo mal por una situación personal difícil que apenas se ni como llegó a donde llegó. Sólo se que de repente, un día se me fue todo a paseo y todo me dio un vuelco.
Comienza el descenso a los infiernos. Si, a muchas personas les parecerá una tontería pero cuando eres bipolar, cualquier cosa te afecta en exceso. Y si tienes una depresión profunda por una ruptura anterior, eres una persona insegura, y tu actual pareja te ignora, no quiere hablar contigo, necesitas su apoyo desesperadamente, te ves sin amigos, sin apoyos, no es fácil. Nada fácil. No soy capaz de comer apenas por la ansiedad, ni tampoco beber agua, solo tengo ganas de llorar. De noche, cuando consigo dormir, tengo pesadillas y apenas descanso. Y no tengo ganas de salir ni hacer nada. Pero tengo que hacerlo para que en casa no pregunten demasiado. Y para poder escribir con tranquilidad y desahogar, tengo que irme de noche a un parque lejos de casa.
El trastorno bipolar o trastorno afectivo bipolar es algo que surge habitualmente en la adolescencia, a raíz se sucesos traumáticos y está considerado un trastorno del estado de ánimo. Es un desequilibrio electroquímico en los neurotransmisores cerebrales. Un enfermo bipolar solo es peligroso para sí mismo, por que en una fase depresiva puede llegar al suicidio, pero no para los demás. Es muy importante tomar conciencia del problema, ser capaz de pedir ayuda cuando hace falta y racionalizar para no llegar a hundirte por completo. Irónico.. Soy capaz de hacer todo eso, pero pido ayuda y no escuchan... Después te dicen.. ¿Por que no pediste ayuda? Si, la pedí, pero me ignorasteis. Una persona con trastorno bipolar puede llevar una vida normal, ser alguien normal. Sólo debe llevar su medicación a rajatabla y procurar racionalizar sus emociones, que no le afecten demasiado. Parece fácil, pero no lo es.
No es fácil cuando amas a alguien dejar que se aleje de ti sin preguntarle, sin saber si volverá, no es fácil necesitar desesperadamente ayuda, pedirla y que no te afecte si no te la dan. No es fácil, que te den toda la ilusión del mundo cuando tu corazón estaba destruido y, de repente, te la vuelvan a quitar. No es fácil sentirte transparente para el mundo. No es fácil saber que para el mundo no eres nadie y que para nadie eres el mundo. No es fácil ver que si desapareces, todo sigue igual, nada cambia.
No, no es fácil ser bipolar.





A la luna, desnuda,
lucho contra Morfeo.
Porque temo sus horas,
sus imágenes, sus palabras.
A la luna, desnuda,
huyo cada noche:
Para que no me alcance.
Para que no me hiera.
Y en mi cara, los surcos
de cada combate
escondo, con la más falsa de las sonrisas.
Y sé que cada batalla,
es una batalla perdida,
como la de cada noche;
como la de cada día
frío, húmedo como el hielo
con que recubro los ojos
Aléjate; en estos muros
ya no hay puertas,
ya no hay ventanas
que te dejen pasar.
Dentro no hay nada
que quieras robar.
Y es que, mi pequeña, tiene un secreto
imposible de mostrar.
Nunca se es demasiado fuerte
para sentir la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada